Deshumidificador

0 Comentarios

¿Quieres comprar un deshumidificador pero no sabes por donde empezar? ¡No te preocupes! Nosotros te ayudamos a elegir el deshumidificador que más se adapte a tus necesidades y a las características de tu hogar. Elegir el más adecuado requiere tiempo, por lo que queremos facilitarte un poco las cosas con esta pequeña guía  en la que encontrarás toda la información que debes tener en cuenta para comprar el mejor deshumidificador.

¿Para qué sirve un deshumidificador?

Antes de hablar de capacidades de extracción, consumo o filtros es importante dejar claro qué es y para qué sirve un deshumidificador. Este dispositivo permite eliminar y regular, de forma rápida y eficaz, la humedad del aire de una estancia, consiguiendo mantenerla en unos valores constantes.

¿Cómo funciona un deshumidificador?

Los deshumidificadores funcionan de una manera muy simple: absorben el aire de una habitación por medio de un extractor para después eliminar la humedad mediante un proceso de condensación que permite separar el agua del aire. Tras este proceso, el aire seco sale de nuevo al exterior reduciendo el valor de humedad relativa de la estancia y manteniéndola en un rango ideal recomendado de entre el 40 y el 60% de humedad -este rango varía si sufres asma, alergias o tienes alguna otra enfermedad respiratoria-. 

¿Cómo elegir un buen deshumidificador? Decide entre refrigerantes y desecantes

Ahora que ya sabes cómo funciona y para qué sirve este aparato, es el momento de elegir cuál es el mejor deshumidificador para tu hogar dentro del amplio abanico de posibilidades que encontramos en el mercado.

Lo primero es diferenciar entre deshumidificadores refrigerantes y desecantes:

  • Los deshumidificadores refrigerantes son los más comunes, canalizan el aire húmedo por un sistema de enfriamiento que, mediante la condensación, separa el agua del aire. Después el aire es recalentado hasta alcanzar la temperatura ambiente y expulsado de nuevo.
  • Por otro lado, los deshumidificadores desecantes utilizan diferentes materiales secantes –el gel de sílice es el más común- a través de los cuales pasa el aire y es absorbida la humedad antes de ser nuevamente expulsado. Al mismo tiempo, un flujo adicional de aire regenera el material desecante para que siga cumpliendo su función.

Si atendemos a las características técnicas que diferencian uno de otro, la forma más gráfica de compararlas es resumindolas en una tabla:

  REFRIGERANTES       DESECANTES
Menor       Consumo   Mayor
Menor     Precio   Mayor
  Pesados y poco compactos     Diseño    Ligeros y compactos
  Mayor     Ruido       Menor
  Para temperaturas y humedad alta (pierde efectividad con menos de 15 grados)     Recomendado ✔   Para ambientes fríos o cálidos (puede elevar la temperatura de la estancia)  

Por tanto, ¿cuál es el mejor deshumidificador para ti? Pues depende básicamente de donde vivas: cuanto más fría y húmeda sea tu ciudad o tu casa, mejor será la elección de un deshumidificador desecante; en cambio,  si tu ciudad o tu casa suele ser cálida y relativamente seca, lo mejor es que te decidas a comprar un  deshumidificador refrigerante. Lo único que has de tener en cuenta es que, por debajo de los 15 grados, los deshumidificadores refrigerantes siguen funcionando pero el proceso de cambio de temperatura que es necesario para que la condensación – y por tanto, la reducción de la humedad- se produzca es mucho más difícil y costoso: el proceso se vuelve lento y poco eficiente. Este problema no lo encontramos en los deshumidificadores desecantes, aunque si que pueden elevar la temperatura de la estancia debido a su proceso de regeneración del material secante.

Características de un deshumidificador

Ahora que ya sabes que tipo de deshumidificador te conviene más elegir, es hora de que elijas qué características quieres que tenga tu aparato, para ello tendrás que elegir entre:

  • Capacidad de extracción del deshumidificador:

Este factor se mide en L/24h, es decir, en la cantidad de litros que es capaz de procesar el dispositivo al día. De esta manera podemos distinguir entre niveles de extracción: Bajo (menos de 8L/24h); Medio (de 8 a 15L/24h); Alto (de 15 a 20L/24h); Muy Alto (de 20 a 36L/24h) o Industrial (más de 36L/24h). Al realizar tu elección debes tener en cuenta que los dispositivos no funcionan nunca al total de su capacidad y que existen diferencias entre estos niveles de extracción dependiendo de la marca.

  • Capacidad del depósito del deshumidificador

Del tamaño del depósito dependerá la frecuencia con la que tengamos que vaciar el deshumidificador al día. Aunque la mayoría de los modelos incluyen una pequeña manguera que permite el desalojo del agua constante a un fregadero o desagüe, sigue siendo necesario vaciar de vez en cuando el depósito de llenado para un mejor funcionamiento. Por eso, recomendamos que por lo menos el deposito del deshumidificador tenga una capacidad de 2 litros.

  • Consumo eléctrico del deshumidificador

Como hemos comentado anteriormente, los deshumidificadores desecantes consumen bastante más que los refrigerantes. En concreto, los primeros consumen de media 500 vatios –semejante a una lavadora-, mientras que los segundos solo la mitad, 250 vatios de potencia –similar a un frigorífico-. Al tomar en cuenta estos datos debes recordar que los deshumidificadores no funcionan siempre a máxima potencia y su gasto depende de las opciones que hayas seleccionado, es decir, de si están en modo automático y solo funcionan cuando sube la humedad o si están en modo continuo y operan constantemente. En euros, este consumo se traduce en unos 40-80€ anuales, funcionando una media de 4 horas diarias.

  • Filtros lavables

Antes de comprar un deshumidificador debes saber si cuenta con filtros lavables o es necesario comprar recambios para tu aparato cuando estos dejen de funcionar. Saber el precio de estos recambios hace que pueda cambiar tu elección a la hora de adquirir un deshumidificador u otro.

  • Portabilidad

Parece una obviedad pero es necesario tener en cuenta la forma del deshumidificador, su peso o si tiene ruedas y asa, sobre todo si tienes la intención de mover el dispositivo de una habitación a otra.

  • Temporizador

Si necesitas que tu deshumidificador funcione sin estar tú presente, elige un dispositivo que cuente con temporizador y así pueda conectarse solo.

Toca hablar de precios: ¿compensa comprar un deshumidificador?

El precio de los deshumidificadores varía muchísimo de unas marcas y modelos a otros, pudiendo encontrar algunos de calidad media en un rango de 80 a 400 euros. El precio depende de todas las características que os hemos comentado anteriormente, especialmente de la capacidad de extracción y del ruido que produce. A este precio debemos sumarle el gasto energético que supone el consumo del deshumidificador, que como hemos comentado varía entre los 40-80€ aunque todo depende del variable precio de la electricidad. Por último, falta añadir el precio de los recambios de los filtros si los hubiera. ¿Y cómo sabemos si estos gastos hacen que compense comprar un deshumidificador? Pues teniendo en cuenta los beneficios que tenerlo puede suponer en nuestra vida. Primero de todo, las habitaciones con deshumidificador hay que ventilarlas menos, su ambiente es mucho más cálido debido a la falta humedad y, por tanto, la calefacción se vuelve más efectiva. Esto se traduce en un descenso bastante notable en el consumo energético del hogar. El uso de deshumidificadores también minimiza los daños materiales que pueda sufrir la estancia por humedades y moho. Y, por último, el uso de deshumidificadores previene y mejora las enfermedades respiratorias y las alergias, mejorando la salud de los que habitan en casa.

En base a toda esta información, te recomendamos:

Terminamos esta pequeña guía sobre cómo elegir un deshumidificador, ofreciéndote una serie de consejos que te ayudarán a comprar con éxito este útil aparato:

  • Estudia las opciones. Elegir entre deshumidificador refrigerado o desecante es una decisión importe.
  • No pagues más por extras que no vas a utilizar. A veces nos empeñamos en tener lo mejor pensando que es lo más adecuado para nosotros y no siempre así, estudia las características y selecciona tus prioridades.
  • Lo más caro no siempre es lo mejor. Compara precios y prestaciones antes de comprar tu deshumidificador.
  • Haz un cálculo aproximado del gasto que supondrá tener un deshumidificador en casa: precio, recambios y mantenimiento anual.
  • No olvides los beneficios que supone tener un deshumidificador tanto para la salud como para el bolsillo: ahorrar en energía, reparaciones y problemas de salud siempre es la mejor opción.

Publicar comentario